miércoles, 6 de enero de 2010

Deborah Plager - Periodista de C5N y Radio 10

“A los nuevos periodistas les diría que no sean burros”

En una entrevista exclusiva cuenta sus experiencias profesionales y opina entre otras cosas sobre los nuevos periodistas.

Estaba sentada frente a un gran espejo en uno de los vestuarios del canal C5N. Mientras ella respondía todas las preguntas que le hacía la estudiante de periodismo un hombre le maquillaba la cara con tremenda devoción. Es alta, flaca, rubia, algo exuberante. Sus dos hijos estaban en el lugar, cada uno jugaba por su lado pero ambos cerca de ella.
Foto: http://eldeportivodeseleccion.blogspot.com
- ¿Cuándo decidió ser periodista?
- Cuando estaba empezando el colegio secundario. No sabía si quería ser periodista pero sí algo vinculado con la comunicación. Podía ser periodismo o traductorado de inglés, pero siempre algo vinculado a la comunicación.
- ¿Cómo se insertó en el medio?
- Mi primer trabajo fue en Radio Rivadavia, empecé como productora periodística en el programa de Enrique Llamas de Madariaga. Después hice móviles, reemplazos en los programas de aire. Básicamente mi formación ha sido radial.
- ¿Qué género del periodismo le gusta más?
- El género que más me gratifica es la radio, de hecho actualmente estoy trabajando en Radio 10. Pero también trabajo desde hace muchos años en la tele y es un lugar en el que me siento muy cómoda.
- ¿Qué opina de la Ley de Medios?
- Me parece que es necesario tener una norma y una regulación adecuada y democrática. Creo que nunca una ley debe estar en función a las libertades para el trabajo de la prensa. Esto quiere decir que si la Ley se adecua a un medio democrático y no tiene ningún tipo de restricción a las libertades para trabajar, entonces estoy de acuerdo. Ahora bien, si hay algún tipo de restricción a la libertad de prensa, entonces estoy en contra. Pero como todavía no ha entrado en vigencia, hay algunas cosas que habría que esperar para ver como funcionan.
- ¿Cuál debería ser el rol del periodismo?
- Para mi el rol del periodismo, fundamentalmente, es ser crítico del poder, siempre. Por eso, muchas veces es tan molesto el periodismo para los gobiernos. El rol del periodismo es ese, tener una visión crítica de la realidad.
- ¿Se arrepintió de algo que hizo profesionalmente?
- Muchas veces. Pero entiendo que es parte del crecimiento profesional. Más allá del arrepentimiento porque no era la nota que quería hacer, porque no me gustó como la hice, porque las cosas no salieron como yo quería, porque tuve que hacer un trabajo del que no estaba convencida, siempre traté de tomármelo como un crecimiento, como otra experiencia. En alguna ocasión sí me sentí incómoda con la nota que tenía que cubrir, pero todo es parte de lo mismo.
- ¿Que consejos le daría a los nuevos periodistas que se están formando?
- Que lean mucho. Que no sean burros, que no escriban con faltas de ortografía ni hablen mal. Hay una generación de burros dando vueltas y que para cualquier actividad que vayan a realizar si son burros les va a ir mal. Que lean, que estén muy informados, más allá de los diarios o de la información que todos manejamos. Buscarle un plus para enriquecerse, saber algo más que lo que está en la superficie, saber un poquito más de historia, cultura, literatura, idiomas. No solamente para los periodistas. Vivimos en un mundo muy competitivo, y el que se queda en la superficie tiene menos chance de ser exitoso en lo que realice. Sobre todo en nuestro medio es elemental tener una amplia información, un sustento intelectual y cultural que te avale.
- Hay un blog en internet que habla de su belleza e invita a los hombres a que opinen sobre usted. ¿Qué opina de este tipo de abusos sin filtro? ¿Se pueden evitar?
- No lo vi, pero no me extraña, internet da para todo. Entiendo que se pueden evitar, nunca me preocupe por indagar o hacer algún cuestionamiento, ni por verlos y hacer una presentación legal. Pero hoy en un mundo tan copado por las comunicaciones, la verdad es imposible filtrar eso. Si alguien quiere subir a la web cualquier barbaridad de una persona, mentiras, verdades, lo puede hacer. De todas formas, la verdad que a mi no me preocupa demasiado.
- ¿Cómo fue su experiencia en la nota que realizó en Honduras, en medio del golpe de estado que le hicieron al presidente depuesto Manuel Zelaya?
- Fue una experiencia muy rica. Cuando llegue había mucha desinformación con respecto a lo que había pasado. Si había golpe de estado, si Zelaya había cometido o no una ilegalidad previa. Estando ahí, entendí claramente que fue un golpe de estado, que era absolutamente repudiable y que la comunidad internacional debía actuar en ese sentido. De todas formas, a mi los viajes siempre me parecieron experiencias muy ricas. Me ha tocado viajar mucho por mi trabajo y me gusta mucho.
- ¿Tuvo miedo? Considerando que fue un momento bastante violento.
- Sí, no soy super woman ni nada por el estilo. En ese momento uno se pregunta ¿Qué hago acá? Tengo dos hijos ¿Para qué vine? Pero me gusta, es una adrenalina que necesito. Me hace bien salir un poco del estudio, salir a la calle, salir a buscar la noticia, me gusta mucho.
- ¿Tuvo alguna experiencia que le haya resultado desagradable o triste?
- No me acuerdo en este momento, pero lo relaciono más con alguna persona que con hecho en particular. La cobertura que más recuerdo y que realmente me atravesó, sobre todo por el momento en el que se dio, fue Cromagnon. Yo estaba en mi casa, en ese momento trabajaba en canal nueve. Me sonó el teléfono a las tres y media de la mañana, me pareció raro porque yo entraba a las seis para hacer el noticiero de las siete de la mañana. Fue entonces que me avisaron que tenía que ir al canal para comenzar el programa porque había un incendio importante en una disco. A las cinco y media de la mañana arrancamos el programa con Claudio Riggoli, estuvimos al aire desde esa hora hasta la una de la tarde, que nos relevó otro equipo de compañeros. Después me fui a la radio, continuaba con los testimonios de los padres, hermanos y amigos buscando a los suyos. Esa noche, salí de trabajar y tuve que ir a buscar a mi familia para festejar el año nuevo y realmente me costó brindar. Fue un momento que atravesó la vida personal porque fue muy doloroso.
-

2 comentarios:

Adriana dijo...

Soy docente, y veo como se nos juzga constantemente, estamos en la mira. Parece que la mala educ. esa q empieza por casa, con mamá y papá,de ella somos responsables nosotros.Parece q es fácil meterse con el docente, q somos los "vagos", los q se levantan a las 6 de la mañana, para dar clase en el campo o donde sea....y nos pegan con palos cuando el niño es un violento, que hace dias q no se baña y no tiene amor de su familia........y NO ESTUDIA, VA A LA ESC. PARA CHARLAR con los amigos.....Debora Plager es mala onda .....q se meta 2 dias en un aula y se muere......o le explotan las siliconas x tension nerviosa..........

Leo dijo...

Es una genia Deborah Plager. Usted será docente pero ahora veo porque sus alumnos son como usted los describe, usted es una irrespetuosa y superficial que juzga a los demas por su apariencia. Mi vieja es docente de chicos que salieron de la carcel y todos son respetuosos y jamás le faltaron el respeto y todo porque ella los respete y es un verdadero profesor. Un poco de pedagogia srta. Adriana, eso le enseñan antes de recibirse.